La difícil tarea de conciliar en vacaciones

Llegan las benditas vacaciones que todos esperamos. Los niños también. Pero… entonces te das cuenta de que el calendario laboral y el escolar están a mucha distancia de  coincidir. Si eres afortunada tienes un mes de vacaciones (a no ser que te dediques a la enseñanza) mientras los pequeños rozan los tres meses.

¿Qué haces? Echas mano de la libreta de direcciones del móvil. Abuelos, tíos, algunos amigos que tienen casa propia y que tienen vacaciones distintas a las tuyas… y los socorridos campamentos. Ninguna de las opciones me seduce. La familia está bien para unos días pero obligarles a cuidar de tus hijos durante el verano me parece una tarea que  no les corresponde.


Bien. Solo queda encontrar un sitio donde cuiden de Moquete y Piojo. Me siento mal. Parece que les aparco mientras voy a trabajar. ¿No han estado ya demasiado tiempo en el colegio? Pero que otra solución me ofrece la sociedad: ninguna. Porque se entiende que los hijos no son una oportunidad para el crecimiento de la sociedad en la que vivimos sino un problema de los padres y, para ser más concretos, de las madres.

Otro año el sentimiento de culpa me llena mientras les inscribo en el campamento urbano.  No es la solución que yo quiero, no es lo que ellos desean. Es lo que la sociedad nos impone.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s