Nombres con amor. El taller de A handmade

Es tiempo de emprendedoras. Y de mujeres talentosas con mucha imaginación y habilidades para dar forma sus sueños. Este es el caso de una mujer a la que he podido conocer recientemente, Araceli. Madre de mellizas la “no conciliación” le llevó a quedarse al cuidado de sus hijas y hacer de su habilidad con la costura, un modo de autoemplearse a través de El Taller de A handmade.
Araceli
Cuando la escuchas se nota su pasión y dedicación por lo que hace. Habla de sus telas, de las posibilidades que ofrecen, las combinaciones que puede hacer, los trabajos que ha hecho y esos que tiene en la cabeza… Le gusta lo que hace y le gustaría que, un día no muy lejano, se convirtiera en un modo de vida.
El trabajo es delicado, personalizado y hecho con mimo; doy fe. Su “producto estrella” son nombres en tela para colgar en las habitaciones. Los personaliza al máximo. Puedes elegir las diferentes telas (y tiene una barbaridad) entre el catálogo que se puede ver en página de Facebook o que ella misma te manda a través de WhatsApp.
 taller A
nombre 1
nombre 2nombre 3nombre 4nombre5
Puedo asegurar (tengo la muestra de ello en la habitación de Pandereta) que las fotografías no hacen justicia al resultado final. No es que sea bonito, es más. Los nombres están llenos de ternura, de dedicación y detalle que se ven en cada puntada. Me parecen un precioso regalo para recién nacidos, habitaciones infantiles o, porque no, para otros que no somos  tan pequeños.
Este no es un post patrocinado. Hablo de Araceli y de su trabajo porque me encanta lo que hace y quiero compartirlo con vosotras. ¿Qué mejor que apoyar a madres emprendedoras llenas de ilusión y que hacen cosas tan bonitas como estas?
Anuncios

20 cosas de mi Pandereta

A raíz de una preciosísima lámina de Fina la Endorfina me he atrevido ha pensar cuales son las 20 principales características de mi churumblea Panderera.

Y , tachán, techán; esta es mi hija:

No puedo vivir, sobre todo dormir, sin mi osito Mimi

oso

En mi escala de amor el primero es mi primo

El “pegultimo” es el yayo, aunque adelanta muchos puestos si me lleva a Málaga

Papá es mi Pupu Nana

De mayor quiero ser hada de los dientes

Aquí se hace lo que yo digo

“Mamá, como me gusta hablar y hablar”

Para qué quiero chupete si ya tengo dedete.

Mi comida favorita: besugo y filete con pancito

Quiero tener el pelo largo como Raspunzzel

         Mis dibus favoritos son Peppa Pig

pepa

Mis colores favoritos son el rosa y violeta

¡No me gusta ponerme pantalones!

Mi animal favorito es la mariposa

Mi reino por algo de chocolate

Me parto cuando papá me come la barriga

Me encanta ayudar a mamá (sobre todo a tender)

Me gusta oler flores y vinos

Soy un poco artista: música, teatro y danza son los mío

Doy los mejores besos del mundo.

Ahora el traslado el trabajo de plasmar estas cosas en estupendos dibujines a Fina que me hará una lámina tan molona como la de su peque.

foto_lamina_oscar_montaje

Si tú también quieres una lámina propia o para regalar no olvides que Fina está de promoción descuento 😉 No te lo pierdas.

Campamento de verano: un modo de conciliar

Esta semana hemos vuelto al cole. Sí, no queda más remedio que buscar actividades para los días de vacaciones mientras las mamás y papás esperan las suyas. Vamos, que hemos buscado campamento para que sea posible esa quimera que hemos dado en llamar conciliación.

En esta ocasión repetimos campamento urbano. Lo realizan en el mismo cole de Pandereta lo que, en nuestro caso, es una ventaja. Aunque poco a poco la peque va perdiendo su timidez preferimos que se encuentre en un entorno familiar y con la posibilidad de conocer a compañeros de su mismo centro.

Como la “necesidad” o “moda” obliga, el campamento es en inglés para fomentar el conocimiento del idioma desde pequeños. Baile, actividades deportivas y con agua para las primeras horas de día. Manualidades, pintura, lectura y cine para las tardes. Los más pequeños también disponen de una zona de descanso donde poder dormir la siesta.

8S6LW3L2012117
Pero, por muchos juegos que se inventen, por mucha ilusión que pongan; lo que les gusta a los niños es salir del centro e ir a la piscina. Ese es su día especial. Un día de risas y juegos que, para mi como madre, supone una jornada entera de sufrimiento. ¿Estará bien? ¿Le habrán dado suficiente protector solar? ¿Estará con los monitores en el agua? ¿Comerá?
Demasiadas variables que no me dejan concentrarme en otra cosa. Sin embargo, todo pasa cuando la recojo en la puerta de la instalación y la veo cansada pero sonriente. Eso es lo que despeja todas mis dudas.
Y tú ¿qué haces en verano con los peques para conciliar?